viernes, 9 de febrero de 2018

NIEBLA







Cuando era joven,
parecía que la vida era maravillosa, 
un milagro, oh, era hermosa, mágica.
Y todos los pájaros en los árboles,
bueno, cantaban tan felizmente,
oh, animadamente, oh, alegremente, mirándome.

Pero entonces, me mandaron lejos,
para enseñarme cómo ser una persona sensata,
razonable, responsable, práctica.
Y entonces, me mostraron un mundo
en el que yo podría ser de fiar,
desapegado, intelectual, cínico.

Hay momentos en los que todo el mundo duerme,
en los que las preguntas van por caminos demasiado profundos
para un hombre sencillo. 
¿Me dirás por favor, por favor, qué es lo que hemos aprendido?
Sé que suena absurdo,
pero por favor, dime quién soy.

Ahora, vigila lo que dices,
o dirán que eres un radical,
un liberal, un fanático, criminal.
No des tu firma (por ninguna causa) 
queremos sentir que eres aceptable,
respetable, presentable, un vegetal.

Pero por la noche, cuando todo el mundo duerme,
las preguntas van por caminos demasiado profundos
para un hombre sencillo. 
¿Me dirás por favor, por favor, qué es lo que hemos aprendido?
Sé que suena absurdo,
pero por favor, dime quién soy...




Supertramp - La canción sensata.




Estamos, yo y mis múltiples yoes y yoas  acompañantes, en esa "etapa de la vida" en la que uno (una, une, uni, unu) se pregunta si se escribe más cuando se vive más, o cuando se vive menos.
O si se vive algo, vaya...Se escriba, se cante, o se sueñe.

Arrancando motores.....